Archivo mensual: febrero 2010

Grupo de humanidades de la UABCS en Facebook

Pasenle a lo barrido….

Otro post más desde las costas de la Península Barataria.

Anuncios

Historia de una fotografía

(1) Vacío en ti, te contemplo en un espejo

     impasible de angustias y colores pasados

      metáfora de momentos, crisálida pétrea,

      si nos es evidente que hubo pasado

 (5) es por la avenencia de un futuro.

       La blancura del espejo resalta en ti

       que hubo una vez una evidencia,

       que se vistió de negro un día de septiembre

       y quizás sonrió ante la cámara.

(10) Como onda diletante te esfumas como aura

        en el óxido de hace cuatro años

        y en el cloruro del día de ayer

        y en la mierda que será mañana.

        Yo, heme aquí, soy el único que se tomó la molestia

(15) de hacerte un altar,

         de cantarte glorias pasadas y presentes

         y de escribirte, ¡y he de hacerlo!

         de derramar en tinta y papel

         lo que fue, lo que pudo y lo que, creo yo,

(20) algún día será.

       Si te escribo, es por la justicia elemental

       que puede imprimirle a la vida

       un heroinómano de tí

       que escribe novelas de amor

(25) y que, como una sombra,

       aparece en la evidencia junto a Miss Septiembre

       vestido de protocolo antediluviano.

       Siéntate, ausente presencia,

       sírvete si quieres un café.

(30) siéntete como si ésta fuera tu casa,

       el baño no está al fondo a la derecha,

       con la condición de que me dejes platicarte

       una historia que pudo haber sido

       pero que de verdad fue.

Otro post más desde las costas de la Península Barataria.


El escribir sudcaliforniano

En las diferentes civilizaciones, ha ocurrido una ingente cantidad de procesos que han servido, con intención o sin ella, para moldear el panorama político y social de los mismos; desde que se tiene conocimiento de la posibilidad de plasmar por escrito los devenires de la vida diaria, se inicia fundamentalmente el concepto de historia como aquello que es susceptible de ser documentado.

Así, podría caber la siguiente pregunta: ¿Las consecuencias históricas son las que influyen en el modo de comunicar los sucesos, o viceversa? Al corresponder una posible respuesta a la historiografía, no nos queda más que acercarnos de botepronto a una respuesta atrevida y tentativa en el sentido de que la historia per se involucra una aportación directa al modo de comunicar las cosas.

En fechas recientes nuestra localidad ha sido testigo de hechos inéditos, dado el silencio cuasi virginal de hace 30 o 40 años en temas como crisis, inseguridad, carencia de valores, entre otros. Así, como extraña característica de esta Sudcalifornia como lo era su aparente tranquilidad ha sido de súbito rota. Nuevos temas como la captura de capos de la droga o la posible construcción de una mina a cielo abierto han motivado un nuevo debate sobre la realidad vigente en esta tierra.

Como es sabido, los medios de comunicación masiva, particularmente los audiovisuales, permiten al grueso de la población formarse una visión sobre los más variopintos temas y medir, a manera de rasero, de qué se apropia y qué se desecha de información; los acontecimientos mencionados anteriormente, para bien o para mal, y a su muy particular manera dejan en el sudcaliforniano común un antecedente que le permite a su vez formarse una opinión. Al ser los principales proveedores de información a nivel local la prensa escrita y la televisión (en menor medida el radio) cabe una pregunta obligada: ¿Se encuentran éstos a la altura de la historia o son simplemente rebasados por ella?

Haciendo una revisión crítica de los medios de los que disponemos, se puede advertir que tienen una fórmula en común: se hace prensa, y por ende opinión de una forma anquilosada en antiguas glorias y otras realidades, como si se pretendiera conservar a fuerza de nostalgias un statu quo ya perdido. Por ello, se hace hincapié en la necesidad de un cambio en la manera de escribir y de hacer historia, del “choyerismo” a ultranza a una nueva realidad incluyente en una sociedad que comienza a abrirse en flor a nuevos intercambios culturales.

Sirva el siguiente dato como ejemplo: en una entrevista reciente de una radiodifusora local, el titular de Protección Civil del estado hablaba sobre un asentamiento humano en la zona de San José del Cabo con cerca de ¡8 mil habitantes! Las oleadas de extranjeros y otros mexicanos en la zona donde se construye una economía de lo frívolo ¿No constituye por sí mismo un importante ejemplo de intercambio cultural, la posibilidad de una nueva construcción de horizontes?

En resumen, se hace necesario un replanteamiento de los modelos de los que disponemos para explicar la realidad, dado el contexto en el que se desenvuelve hoy en día nuestra sociedad en el estado. Las fórmulas y los lugares comunesde hace 25 o 30 años ya se han visto notoriamente agotados: una veta que podría ser explotada, a manera de sugerencia, lo constituyen las redes sociales (Twitter, Facebook), que en últimas fechas han dado un importante impulso a los medios tradicionales con una clara tendencia a la superación de los mismos. Por eso, creo en la importancia de una nueva visión del escribir sudcaliforniano, como una nueva y válida manera de hacer historia, y por ende, conocimiento.

Otro post más desde las costas de la Península Barataria.