Archivo mensual: septiembre 2008

El sueño

-“Para dormirme, cuento mis defectos”

Oscar Wilde.

Había una vez un hombre que no podía dormir; no por exceso de insomnio o por intranquilidad consigo mismo, huelga decir, sino que si lo hacía podría morir de inanición espiritual, que es una rara enfermedad que inventaron los ángeles para que el ser humano eligiera entre pensar o condenarse a ser del montón.

Como triste colofón, miles de sueños sin dueño se gestan a diario en este guiñapo de fantasía y carnaval que llamamos vida moderna, pero muchos de ellos se quedan en eso, en la intrascendencia disfrazada de glamour. Por su parte, el hombre de nuestra historia, siguió sin dormir, empezó a pensar y luego a filosofar, hasta ser tan sublime y emulo como los ángeles que alguna vez lo sentaron a su mesa.

Sirva la presente como una pequeña introducción a este nuevo intento de blog.

Sean bienvenidos.

-El autor.

Otro post más desde las costas de la Península Barataria.